top of page

La conductora de tu vida

Contexto. La Abuela se fue con Luna en Escorpio, salvadoreña, un roble de 97 años.


Luna en Escorpio 9/7/22

La última semana de Junio, que estaba haciendo los Calendarios de la Tribu Astral, me soñé con la Abuela (nunca sueño con ella). Soñé que ella llegaba y me preguntaba con el calendario en la mano que aclara ciertos horarios de comidas, actividades, días y así... cuando me desperté le conté a mi novia y ella muy sabia me dijo 'ya está buscando fecha para irse amor'. Y dije ¡wow sí!


No sé porqué ella me lo quiso venir a contar, pero me queda claro el acceso que tenemos a otros planos, lo conectada que estoy a recibir información sutil y lo brujas que somos verdaderamente. No tenía idea de cuanto tiempo podía pasar para que ya partiera de este plano físico, si era algo cercano o no.


Hace 1 año en Junio 2021 viajé a despedirme de ella porque decían que ya eran sus últimos días. Pero cuando la vi la realidad es que no me dio la vibra de que iba a morir pronto, dije jmmm no la Abuela mínimo 3 meses más si no es que más, amigas cumplió 97 el 2/2/22 Acuaria verdaderamente.


Ese viaje que hice para despedirme de ella hace 1 año fue muy fuerte para mí. Al regreso me salí del closet con mi papá y fue muy fuerte, un rechazo que aún sigo procesando. Siento que su partida me invita a sanar, a liberar y a cambiar la historia.


Estos viajes familiares son una expansión de información del árbol y a eso voy también a escuchar y recordar las raíces para sembrar nuevos caminos. A mi padre le mando sanación y apertura para conectar con la vulnerabilidad. A mis tías les mando liberación.


La despedida

Despedir a la matriarca del linaje paterno, oficialmente mis 2 abuelas y 2 abuelos han trascendido al otro plano, así despido la década de los 20.


Hace tiempo no compartía con mi familia en un momento incómodo, en un momento íntimo, en un momento real. Hay una frase de Ram Dass que me encanta que dice: 'Si te crees muy iluminado, ve a pasar una semana con tu familia' y es lo más real, cachetada cósmica al poner en práctica todos los podcast que has escuchado, toda la terapia que has pagado, todas quemas, todas las intenciones del trabajo intenso que hacés lejos de ellos.


Cancer season haciendo su trabajo. Dialogando con esas personas que son tu karma, que te muestran tu luz, tu sombra, tus juicios, tus patrones, tus limitantes y todo el reflejo que sale a cambiarte la perspectiva por volver a la raíz. Un fin de semana de transformación, muerte, vida, morir para vivir y trascender al otro plano, trascender el enojo, la víctima, el rencor, el juicio, el deber ser, el patriarcado y darle espacio al amor y al perdón.


El momento más difícil siempre es el entierro. La última vez que verás a ese cuerpo que te acompañó toda tu vida, al que gracias a esa vida tu vida existe. 6 de los 8 hermanos presentes sentados en front row funebre. Los cantos religiosos de fondo que incitan a soltar y llorar.


Y ahí se quebró mi padre, las únicas 2 veces que lo he visto llorar han sido este año, la primera en el té de mi hermana con Luis Miguel de fondo y ahora que muere su mamá. Lloró dejando el pañuelo lleno de mocos, lloró, se permitió ser vulnerable y llorar por lo que no lo había hecho en su vida de ser un macho fuerte.


Al bajar el ataúd se quebró y yo lo abracé, decidí contenerlo y jugar la carta que mejor me sale, lo que tanto exijo: Amor Incondicional. Abrazar para perdonar, reparar, transformar y sanar un vínculo que ha estado rígido por tantos meses, 13 meses después de hablar se fue la Abuela.


De alguna forma la muerte fue la que me impulsó a hablar, a comunicar, a decir lo que soy desde mi corazón. Cuando Gody murió sentí en mi pecho el amor real, profundo, el que trasciende a esta fisicalidad. El amor es otra cosa. Ese día sentí como Bren y yo estamos conectadas, sentí el cordón, el hilo, el tejido cósmico que nos une y cómo la vida es tan corta para no vivir desde la verdad del corazón, desde el amor, la aceptación, la luz y el no juicio.


Post abrazo grupal, porque se sumaron mis hermanos al instante, salió de su voz un 'gracias hijos' mientras los 4 lo abrazábamos. Yo eso nunca lo había escuchado, fue magia, fue amor, fue alquimia y el regalo de ser pacientes por soltar la expectativa y creer en los milagros. La rigidez no construye, se requiere flexibilidad del cuerpo, la mente y el corazón para ver un cambio para vivir desde el Amor Incondicional.


Aún me falta muchísimo por mejorar todas mis relaciones. Reconozco cuando hablo desde el enojo, cuando reacciono y solo controlo, cuando no confío y no comparto, cuando soy egoísta y poco empática.


Aún tengo mucho trabajo por hacer, por observar y llenar de amor esas reacciones que no construyen una mejor María José.


Nada real puede ser amenazado y nada irreal existe. - Un Curso de Milagros

De igual forma reconozco mi trabajo, si puedo 1 año después vivir esta experiencia desde el amor es porque he buscado las herramientas para ser una mejor persona, porque me he deconstruido y amado en cada una de mis temporadas.


Honro a la cima que he llegado, los raspones, las caídas y la sonrisa con la que me he levantado.

Todo tiempo es perfecto, este día o el último año no resume toda tu vida, ni va a durar para siempre. Saldrás de ese hueco, cambiarás la perspectiva, te nutrirás de lo que te expande el alma, te volverás a perder, dudarás, pero encontrarás un estado real uno donde ya has sido la víctima, la conoces, la abrazas desde la empatía y no le permitís ser la conductora.


La ponés en el booster porque es tu niña chiquita que quiere ser recordada una vez más. Pero la sentás atrás en el carro, le ponés el cinturón le cantás, le ponés música que puedan bailar y decide la Adulta tomar la manivela y dirigirse al lugar que desee. La niña, la herida te acompaña en tu trip pero no es la que maneja ni decide a donde ir.




34 visualizaciones0 comentarios

Entradas recientes

Ver todo

ความคิดเห็น


bottom of page